El Taller de escritura.

      Cuando decidí comenzar con el Taller, fue pura y exclusivamente para poder 

terminar una supuesta “novela”  que había comenzado muchos años atrás, la cual  me negaba a 

concluir pensando que era por falta de herramientas literarias.

Pues bien, la novela no la he tocado. Pero para mi sorpresa el Taller fue mucho más que eso, 

está abriendo mi mente y mi fantasía está comenzando a asomarse en el umbral de mi imaginación.

            Y… si la imaginación es el ojo del alma, como dicen… 

 ¿sería muy ambicioso decir que hasta podría ser… ¿terapéutico?

 

Volver Imprimir